La falcata de Viriato

La falcata de Viriato

La historia nos habla de un caudillo llamado Viriato, definido como un pastor lusitano que luchó contra los ocupantes romanos. Sin embargo su referencia aparece de repente, un Viriato hecho hombre, fuerte y luchador. Siempre me pregunté como llegó a utilizar estrategias contra el imperio romano. Como aprendió el manejo de la falcata, la espada que fuera copiada y adoptada por romanos y griegos.

Esta es la historia de esos años de infancia y juventud que enlaza con la lucha por defender su tierra, su familia, amigos y resto de las sociedades tribales en plena Edad del Hierro  frente al invasor romano. Todo ello sin apartarme un ápice de la realidad histórica  desde que se convierte en Caudillo.

Falcata: Espada de hierro originaria de Iberia, relacionada con las poblaciones celtíberas anteriores a la conquista romana. Sus dimensiones son similares a la gladius, espada corta usada por los romanos, de aproximadamente medio metro. Los romanos se sorprendieron por la calidad del hierro hispano, así como su capacidad de corte y flexibilidad. Las planchas de hierro se sometían a un proceso de oxidación, enterrándolas bajo el suelo durante dos o tres años para eliminar las partes más débiles del hierro. Se forjaba uniendo tres láminas de hierro en caliente, la central algo más larga para confeccionar la empuñadura. No existían dos falcatas iguales, se fabricaban de encargo y por tanto tenía las medidas según el brazo del dueño. Tanto los griegos como los romanos la adoptaron para sus ejércitos.

” Hispania Citerior. Año 129 a.d.n.e.  Alucio, un anciano lusitano cuya edad está muy cerca de los ochenta y cinco años, acaba de abrir los ojos. La noche que ha pasado junto al fuego central de la choza, incómoda, abierta por el techo, con un jergón de hojas donde reposar el cansado cuerpo, estuvo llena de sueños. En su rostro aún permanecen las huellas del recuerdo. Los años han pasado tan rápido que a veces confunde las fechas al rememorar los hechos.  Junto a una manta de pieles de borrego, cosidas por diestras manos, tiene un pequeño bulto escondido. No es muy grande, su longitud posiblemente no alcance más allá de la extensión del brazo de un hombre adulto. Su anchura aún es menor, equivale a una cuarta. Una soga, gastada y sucia, sujeta y oculta su contenido, lo hace de arriba abajo y de un lado a otro.  Como cada mañana, una mujer joven del poblado, acude a la choza para calentar en un recipiente un poco de leche de oveja recién ordeñada. Se lo ofrece junto a los restos de una torta de trigo, que el anciano intenta triturar con los pocos dientes que aún conserva en su boca.

Han dispuesto un banco para que se siente mirando al oeste, hacia su querida Lusitania. A su espalda, una roca le servirá de respaldo y abajo en el suelo, un par de odres con agua y leche para saciar su sed. Todos esperan las palabras del anciano Alucio.

Mis queridos amigos. No sé si ha sido Endovélico y Lug, quienes han comenzado a llamarme ante su presencia. Mis piernas apenas pueden sostenerme y cada día el cansancio llena todo mi cuerpo. Creo que pronto cruzaré esa línea tan ligera que separa la vida de la muerte. Sin embargo me molesta pensar que no moriré en combate. Me habría gustado que mi cuerpo reposara junto al de muchos guerreros y que en la próxima noche de plenilunio se celebraran mis exequias con cánticos y honores, según vuestras costumbres,  o que siguiendo las lusitanas, mi cuerpo fuera incinerado en una elevada pira. Pero no puedo pedir tanto, al fin y al cabo solo soy un humilde hombre. Perdonarme. Os prometí hace tiempo que os contaría una historia. La historia de un verdadero héroe, y esto que ahora oculto, forma parte de esta historia. Cuando la acabe de contar lo descubriré. Hace tiempo, más del que quisiera, escuché y viví lo que a continuación os relataré…”

 

Anuncios

Teofagia y Enotismo

Cuando tienes pocos años, vives en un país sometido a las normas de un dictador que utilizó la fuerza para hacerse con el poder, que se apoyó en los miembros de una iglesia llamada católica, al parecer y según dicen, la única representante del dios verdadero, a quien sirvió y ayudó durante más de cuarenta años, a cambio de que santificaran y bendijeran el Golpe de Estado, llamándolo Cruzada de Liberación Nacional por la Gracia de Dios; fruto de más de un millón de muertos y una represión gigantesca, cuyos  crímenes están considerados de lesa humanidad; la imagen que tienes del país, como niño y joven, se convierten en algo incomprensible y difícil de entender y asumir.

Con el transcurso de los años, adviertes y tomas conciencia, que aquellas asignaturas obligatorias, religión y formación de espíritu nacional (formación política con la única visión de los vencedores en la guerra civil), fueron una estafa y un engaño que pusieron en los cimientos de mi educación, algo que, al construir cualquier cosa sobre ellos, se caería. Mentiras, solo mentiras presidian las manipulaciones de la verdad enfrentadas a una realidad distinta.

Como en toda dictadura, no existen opciones, solo se debe obedecer, cumplir con las exigencias no solo de los dirigentes, sino de aquellos que obtienen prebendas y forman parte de cuadros inferiores más cercanos al pueblo llano, el que sufre, al que subyugan.

Personalmente tuve suerte con mis padres, me educaron dentro de lo obligado de la época. Cumplí con las exigencias de ir todos los domingos y fiestas de guardar a misa, como obligaba el régimen dictatorial formado por el gobierno y la iglesia católica. Confesar mis pecados y comulgar, eso sí, con el estómago vacio, no fuera que su dios se enfadara conmigo. Hice la primera comunión, el proceso de confirmación y nunca dejé de besar la mano al cruzarme con sacerdote o cura. Nunca supe la razón de aquella obligación. Sin embargo llegó un momento en que mis padres me hablaron diciéndome: Hasta hoy hemos seguido y cumplido las normas y obligaciones que debíamos, a partir de este momento tú serás quien decidas sobre la conveniencia o no de seguir asistiendo a misa y todo lo que ello implica. Dejé de ir a misa, de confesar y comulgar, y le faltó muy poco para hacerme ateo. Fue entonces cuando surgen preguntas que mis padres no pueden responder. Debo acercarme a círculos donde mi arbitrio me lleve.

En aquel entonces todo eran obligaciones y ni un solo derecho. Cuando surgían dudas y formulaba preguntas, no siempre conseguía respuestas oportunas. Comencé a buscar libros donde aquellas tuvieran respuestas. Claro que tropecé con el sistema imperante que dominaba cuanto estaba a su alcance. No había más opciones que las permitidas, ni más libros que los publicados, es decir censurados sus contenidos. Ni siquiera podías confrontar tus ideas con las de otras gentes, seguía existiendo temor a ser detenido por algún policía camuflado del régimen.

Tuve la gran suerte de conocer a un hombre que fue vital para mí. Doctor en Medicina y Psiquiatría, hombre de fuerte carácter. Comandante del ejército republicano, a quien tras la contienda fratricida, represaliaron no permitiéndole ejercer sus conocimientos. No mató a nadie en la guerra, al contrario únicamente salvó vidas.

Durante los veranos, mi familia se trasladaba por vacaciones, a una población costera en Murcia, y fue allí donde le conocí. Con él descubrí el significado quid pro quo. Yo le suministraba a escondidas una botella de whisky, y él respondía a cuantas dudas y preguntas surgían en mi recién nacida juventud.

Sus relatos eran breves, concisos, llenos de sabiduría y detallado conocimiento. En ninguna de sus palabras encontré rencor, aunque tampoco conformismo. Fue un hombre de lucha constante, creador de nuevos horizontes y un estupendo amigo capaz de transmitir tranquilidad y fervor para mis futuras situaciones.

Por fin fui capaz de entender que los religiosos, esas gentes que dicen conocer los deseos de Dios para con cada individuo, no son buenas personas. Se proveen de buenas palabras para crear miedos y temores en quienes los escuchan para posteriormente añadir, si las cosas salen mal, que dios lo quiere así, y debes admitirlo. Ponen a su dios por testigo de cuanto dicen hacer en su nombre e interpretan, sin conocerlos, cuantos problemas surgen al ciudadano de a pie que van a su encuentro.

Supe por primera vez el significado de TEOFAGIA (práctica de comer el cuerpo de un dios) concepto asumido por los constructores y diseñadores de la Iglesia Católica, de la religión Mitraista, mantenida en el Imperio Romano desde el siglo I al V de nuestra era. Pese a que no le concedió un estatus oficial, fue de hecho la religión oficial hasta que el Emperador Constantino y siguientes reemplazaron el Mitraismo por el Cristianismo.

Desde entonces los cristianos asumieron sus características, a saber, una comida como sacrificio, carne y sangre de un toro, que otorgaba la salvación de quienes la tomaban, es decir, Teofagia. No solo en esto se fijan los cristianos y posteriormente los católicos, también toman prestado del Mitraismo los sacramentos. Demasiada similitud. Cuanta facilidad otorgan a los católicos al sustituir la comida sacrificial mistraista por la Cena del Señor o Comunión Católica para hacer durante la transición, que aquella se presente como el sacrificio de Jesucristo, para conocerla después como misa católica, es decir eucaristía.

Con éstos y otros datos, cuanto escuché siendo niño, de labios de aquellos sacerdotes, se revolvieron dándome arcadas. Sus mentiras, o medias verdades; como solían confesarnos muy de tarde en tarde, convirtiéndose según interpretaban a dios, en mentiras piadosas, solo obedecían a intentar ganar para su causa religiosa, a jóvenes incautos, incapaces, como yo, de discernir debidamente por desconocimiento, y caer en sus garras, para trabajar para esa élite que han sido siempre los religiosos.

Otro de los conceptos que sacudían mi interior juvenil, era ENOTISMO. Los relatos escuchados de aquel hombre sereno, bien en la playa, bien en una de las terrazas de la casa, me producían tal respeto, que en ocasiones me incapacitaba durante días para volver a preguntarle. En una ocasión se lo mencioné y como no pudo ser menos, no solo me invitó a seguir preguntando, sino que se ofreció a realizar un análisis serio de mi personalidad, dados sus conocimientos sobre la mente humana, y mis inquietudes.

Así, mientras él tomaba whisky, acompañado de un buen bocado de queso de oveja curado, yo quedaba embelesado de sus relatos.

Me comentó que la mayoría de romanos, incluidos los emperadores eran enotistas, es decir, aquellos que creen en la existencia de muchos dioses, pero tienen un enfoque sobre un dios en particular, considerándole supremo sobre el resto de dioses que forman la totalidad de dioses o panteón romano. El ejemplo era claro y sin ninguna duda. Dios del océano, Neptuno, aunque Júpiter era el dios supremo. Y así con el resto de dioses romanos, dios del amor, de la paz, de la guerra, de la fuerza, de la sabiduría etc.

Así pues, los cristianos y católicos absorben el paganismo romano y reemplazan el panteón de dioses, por los santos. Deciden situar a un santo que estará a cargo de alguna característica o categoría. Como los romanos tenían un dios específico para cada ciudad, la iglesia católica provee de santos patrones a las ciudades.

¿Dónde está la esencia de la religión cristiana o católica? llegué a preguntarle, y me respondió que sería tanto como retrotraernos al principio de la humanidad, y por ende, al de todas la religiones. Todas se han apoyado en otra previa y adaptada a la necesidad del momento para mantener las prebendas como intérpretes de las manifestaciones de dios.

Nunca ha sido bueno que el hombre se supeditara a las filosofías religiosas, se adocena y queda limitado su libre albedrío. Someterse a los mandamientos del dirigente religioso solo puede esperar manipulación y acercamiento al deseo único e individual, y nunca para el hombre a quien le han preparado y educado para temer a dios.

Entones, volví a preguntarle ¿todo cuanto escuché de los curas es..?, me interrumpió, ¿mentira?, no, todo no, pero la mayoría. La gran mayoría sí lo es. Al menos la católica es una construcción con antecedentes del paganismo, adaptadas para dulcificar y atraer a creyentes, sustituyendo el politeísmo con el monoteísmo, pero con idénticas, por copiadas, costumbres y características. Te comentaré otra historia, me señaló.

La ciudad de Roma era el centro de gobierno del imperio romano. Los emperadores vivían allí y el Emperador Constantino y sus sucesores, concedieron la supremacía del obispo romano, como papado, a quien dieron su apoyo como el supremo gobernante de la iglesia. De tal modo que la sede del gobernante del imperio romano y la sede de la religión se encontraran centrados en la misma ciudad. Hubo conflictos al resistirse a la idea de que hubiera un obispo romano supremo y fuera elevado a esa supremacía a través de la influencia de los emperadores. Sin embargo tras el colapso del imperio romano, los papas tomaron el título que había pertenecido a los emperadores, Pontificus Maximus.

Debes tener en cuenta que la iglesia católica niega con rotundidad el origen pagano de sus creencias y prácticas. Las disfraza bajo capas de complicada teología. Niega su origen pagano tras una máscara, la de la tradición eclesiástica, ajenas a la Biblia. Así pues la iglesia católica es un trágico compromiso del cristianismo con las religiones paganas que la rodeaban. Era menor el esfuerzo y el tiempo que debían emplear en intentar convertir a los paganos. Hace algo más práctico, cristianizar las religiones paganas y paganizar el cristianismo. Mezcla las diferencias y borra las características distintivas, para hacerse atractiva a la gente del imperio romano. Nace durante el imperio con capital en Roma y así se convierte en la religión suprema en el mundo romano durante siglos. Del mismo modo, no admiten que el resultado fue la más dominante forma de apostasía del cristianismo, olvidando el evangelio como proclamación de la palabra de dios. Y añado mi opinión personal, no creo que su dios tenga nada que ver con lo hecho en el pasado, el presente y el futuro, es obra únicamente de sus dirigentes, que han construido desde aquella época la primera multinacional del mundo. Han controlado la cultura, a los dirigentes, reyes y mandatarios de todo tipo, que apoyándose en ellos, han dominado y subyugado a los hombres. Cometiendo crímenes en nombre de dios para obtener propiedades y bienes. Tienes el ejemplo más cercano, el del dictador en España.

Me quedé anonadado. Muchos días me costó entender todo aquello. Pero entonces surge de manera directa una pregunta simple. ¿Entonces usted es ateo, no cree en dios? le pregunté. Aquel día me respondió que la semana siguiente comentaríamos el concepto agnosticismo.

Días después seguimos con mis preguntas y sus respuestas. Escucha, me dijo, soy agnóstico. Personalmente no creo ni niego la existencia de dios, o de dioses. En cuestiones intelectuales, sigo mi razón tan lejos como pueda llevarme, sin importarme ninguna otra consideración. No pretendo sean ciertas conclusiones, que o no han sido demostradas fehacientemente o simplemente no son demostrables. Así pues desconozco la existencia de dios y la posibilidad de conocerlo.

Dos semanas después y tras muchas horas de escuchar supe que me estaba convirtiendo en agnóstico. Un joven a quien aquel hombre tras revisar mi intelecto, me recetó algo que me ayudaría a ser melómano. Cuando un día me recibió en su casa de Madrid, me transmitió su deseo de hacerme un obsequio al finalizar al estudio sobre mi intelecto. Un paquete fino y envuelto en papel marrón, me reservaba un disco de vinilo. La obra grabada, la quinta sinfonía de Ludwig van Beethoven. Me dijo, debes escucharla al menos una vez por semana, te ayudará. Lo hice durante meses y en más de una ocasión semanal.

El día que escuché en vivo esa sinfonía, recordé con cariño las horas y días que pasé a su lado y descubrí algunos conceptos que nadie, salvo él, supo aclararme.

© Anxo do Rego. Todos los derechos reservados.

 

Ignotus

Novela

¿Existen los ángeles blancos ? ¿Y los negros?

Alejandro Verdú tiene una discusión que desemboca en ruptura con su pareja Nadia. Su trabajo le obliga a viajar en coche desde Madrid a las ciudades de Málaga y Jaén durante unos intensos días. A su regreso a Madrid el cansancio le supera, comienza a analizar las causas de la ruptura con un fondo musical de canciones que le agradaba escuchar a Nadia. Sufre un accidente que le mantiene en coma mas de una semana. Los médicos temen por su vida, sin embargo en un determinado momento comienza a recuperarse de manera incomprensible.

Durante su rehabilitación cae en sus manos un libro de autoayuda con ciertas connotaciones religiosas que le invitan a superar el trance de su ruptura y separación. Su contenido le mantiene expectante y a título de ensayo repite ciertas frases que el manual contempla. Sin advertirlo dice: Quisiera estar de nuevo al lado Nadia y esta vez para siempre, aceptaré gustoso su propuesta de futuro si lo consiguiera.

A partir de ese momento todo comienza a resolverse de manera positiva, se reencuentran y conceden una nueva oportunidad de estar juntos. A partir de ese instante sufren pesadillas premonitorias, que los intranquiliza y preocupa. Se ponen en manos de un estudioso que advierte la existencia de un grupo de “ignotus” que exigen cumplir con las deudas y compromisos mentales contraídos tras la lectura del manual.

Los protagonistas se ven inmersos en una lucha entre el bien y el mal dirigida por dos grupos antagonistas concebida para atraerlos a su causa.

En busca de mi tiempo perdido

Cuando me surgen ideas sobre una narración, normalmente pongo en funcionamiento la maquinaria para desarrollar una novela o un relato amplio. Suelo esbozar un guión, preparar los personajes e iniciar el proceso de documentación, para mas tarde buscar un hueco en mis ocupaciones para escribir la historia. Aunque no siempre sucede así, pues se quedan colgadas debido a circunstancias que no puedo controlar.

Hace tiempo una amiga, Mary de Sojo, con amplio conocimiento y profesionalidad en el marketing sobre escritores, me dijo la importancia que tiene darse a conocer, para lo que debía utilizar los medios a mi alcance, redes sociales, comunicaciones, blog, certamenes literarios, concursos, presentaciones etc. Mi respuesta a su recomendación fue: no tengo tiempo.

Hace bastantes años que escribo, me gusta y divierte, lo hago por puro placer sin considerar aspectos como el primordial, publicar mis novelas, por aquello de “escribir para que te lean”. Algunas en efecto ya lo han sido si bien no con editoriales que se ocuparan en potenciarlas, darlas a conocer. No me importaba. Desde que accedí a formar parte del equipo que dirige la editorial Ediciones PG, no advertí la satisfacción que significa ver el trabajo creativo realizado y expuesto en librerías invitando a ser leídas. Sin embargo precisamente por ocuparme de actividades en la editorial, he limitado mi tiempo y cercenada la ocasión de publicar mis obras, al dar prioridad a los autores que esperan y confían en la editorial para ver editadas sus creaciones.

Así pues, salvando mi timidez y siguiendo el consejo de Mary de Sojo así como de varios amigos más, he decidido este mes de Agosto dedicar parte de mi tiempo en retomar los trabajos narrativos pendientes, revisar aquellas obras que merecen ver la luz, e intentar que las evalúen y tal vez publiquen.

Eso espero, nunca es tarde.

 

 

Strabo

Año 2035. Un mundo dominado por las multinacionales con importantes avances tecnológicos ha sobrepasado los límites de conservación del medio ambiente. Las mínimas áreas de masas forestales están controladas por los gobiernos. Pese a ello existe una élite con alta capacidad económica que pese a las prohibiciones, encarga y adquiere mobiliario de madera y utiliza celulosa para fabricar papel y consecuentemente libros. Las ciudades se han convertido en megalópolis absorbiendo a las poblaciones cercanas. Los Estados se han asociado para soportar los incontables gastos económicos que la población exige.

Vínan Berte, es un coleccionista de libros de papel. En sus manos cae uno bajo el título “Strabo” y poco tiempo después desaparece de su domicilio sin dejar nota alguna. Su hermano Buom, incapacitado para realizar su búsqueda, pide ayuda al que fuera amigo y compañero en la facultad de Documentología, Cárdel Sertio.

Le ayuda en la investigación Brigan Tia, una mujer joven, ingeniera en tecnología de información y comunicación OX, con quien viaje a la antigua ciudad de Toledo. Descubren que STRABO,  compilación preparada y dirigida por DAGDA DRUS. Edición única compuesta por sesenta y seis ejemplares, impresos sobre masa especial por el artesano DERTE ECLAN en Nuevo Madrid, con domicilio en la vivienda número 2455768 del área local 47. Está compuesto por 252 páginas y su tamaño es de 235×285 mm.

Las acontecimientos se concatenan y ambos investigadores se ven en el centro de una lucha sin precedentes de grupos antagonistas. Por un lado las empresas multinacionales y frente a ellas un grupo que desea mantener vivos cuanto representa el trískel celta: La trilogía fusiona los tres elementos fundamentales: Aire, Tierra y Agua, los tres componentes del ser: Cuerpo Alma y Espíritu, y las tres dimensiones: Alto, Largo y Ancho.

Un grito a la defensa del medio ambiente. Una lucha por la pervivencia y el significado de las costumbres celtas.

Una novela de aventuras que no deja impasible al lector.

Muy pronto publicada por Ediciones PG.

 

Sustraerme sí, pero sin estupideces.

A veces, y no quiero caer en la costumbre, siento deseos incontrolables de sustraerme. Quizás sea por el cansancio,  tal vez por las mínimas ganas de seguir abordando algún que otro problema, a lo mejor para desatender por unos instantes lo cotidiano. La verdad, todavía no lo analicé con suficiente detalle.

Cuando llega ese momento, la mayoría de ocasiones leo algún título pendiente, reviso alguna de mis novelas por publicar, o simplemente presto más atención a los originales que llegan para la editorial. En otras me dejo atraer por la atractiva televisión. Con el mando a distancia me apoltrono en mi sillón preferido y a la vista de los antecedentes, pulso una y otra vez la lista de canales que me ofrece una conocida plataforma.

Descubro películas; que ya han pasado mil y una vez por diferentes cadenas, series policíacas repetidas hasta la saciedad temporada tras temporada y desde hace mas de quince años, programas de viajes, cocina y un repaso exclusivo a las cadenas autonómicas, dedicadas por completo a quien sabe que costumbres o políticas, ciertamente tribales.

Lo que no alcanzo a comprender, es como numerosos canales se dedican por completo a exponernos la bazofia yanqui. Deben ser obligarlos a comprarla por parte de los distribuidores, de lo contrario no tiene explicación. Pondré algunos ejemplos, pese a que me ha costado verdadero esfuerzo perder minutos en ello.

¿A quien puede interesar como vive una persona con mas de 300 kilos? es lamentable, pero ahí está. Claro que le siguen otros tan o mas interesantes, a saber

  • La búsqueda de oro en USA
  • Como los veterinarios de USA realizan sus trabajos en mascotas.
  • El encantador de perros, hoy lamentablemente fallecido.
  • Como debe tratarse a un gato.
  • La puja por el contenido de trasteros.
  • Una familia vive en el Estado de Alaska.
  • Locos de los coches, americanos por supuesto.
  • La razón de ciertas féminas, normalmente que han superado la cuarentena, se ponen en manos de cirujanos plásticos para arreglar lo que otros han destrozado: labios, senos, nariz etc. y en su momento eligieron.
  • Como jóvenes de ambos sexos viajan juntos mientras “el amor sale a su encuentro”
  • Reparar tu casa ideal.
  • Construcción de casas sobre árboles.
  • Como roban en un “restaurante” los trabajadores contratados.
  • La gran cocina americana.
  • Como engullen hamburguesas y algo más los norteamericanos.

Y muchos más que no recuerdo. Y claro, me pregunto si no es suficiente con cortar las noticias propias de aquí en los telediarios para decirnos como se quema o inunda algún estado norteamericano, o como lamentablemente un ido se dedica a matar en algún instituto, o qué se yo actividades lúdicas norteamericanas, mientras olvidan las que forman parte de nuestra vida y círculos mas próximos, por ejemplo, Portugal, Francia y otros países de nuestro entorno, además de otras comunidades de nuestro Estado que también existen, mas allá de Madrid y Cataluña que parecen ser el núcleo de la actividad, que personalmente dudo y cada día son mas cansinas.

No puedo olvidar las cadenas privadas; una casposa prefiero no mencionarla; con una constante repetitiva de politiqueo manido, aburrido y cansino.

Eso sí todas pasan superficialmente por cualquier actividad cultural y si lo hacen, son meros titulares. En contadas ocasiones profundizan.

En fin, creo que a partir de ahora para sustraerme excluiré encender la televisión, lo prometo. Me dedicaré exclusivamente a leer, seguiré la filosofía marcada por el escritor francés Boris Vian cuando dijo: “En este libro todo es verdad porque yo lo inventé”

Feliz verano amigos.

© Anxo do Rego. 2018

 

Nadando aguas residuales

Nadando en aguas residuales

17ª de la Serie Roberto HC

17ª

Roberto HC dirige la A.I.E. a la que se incoporaron algunos de sus ayudantes de la comisaría que dirigía como comisario.

Al sur de Madrid, cerca de la Caja Mágica en la estación depuradora “La China”, aparecen en días sucesivos dos cuerpos en uno de sus colectores. El primero pertenece a un perro con un collar de piel roja. El segundo de una mujer. De acuerdo con el protocolo, la información llega a manos de Roberto HC. Al parecer su muerte no obedece a un ahogamiento, alrededor de cuello aparecen huellas de haber sido estrangulada.

La investigación se llevará a cabo principalmente con ayuda de la Unidad de Subsuelo de la Policía Nacional, todo un entramado galerías y desagües. Según se desprende por el perfil que prepara la psicóloga criminalista Esther; antigua novia de Roberto, contratada recientemente por el subdirector de la A.I.E.

Una carrera contrarreloj para atrapar al asesino y evitar continúe asesinando.

Se pueden adquirir ejemplares en la LIBRERÍA PG.

Clave sangrienta

Clave Sangrienta

18ª de la Serie Roberto HC.

18ª

La desesperada caza de una asesino cruel e implacable.

Por ahora la última investigación realizada por Roberto HC. Desde su puesto como director de la A.I.E (Agencia de Investigaciones Especiales); ya reflejado en anteriores novelas; lleva a cabo  actividades ocultas como apoyo al resto de fuerzas de seguridad del Estado. Parte del equipo se incorporó desde su antigua comisaría.

Una serie de asesinatos se comenten en diferentes ciudades de España. Los cuerpos de mujeres aparecen sentadas y recostadas, sus piernas forman una “V”.  Al parecer han sido asesinadas con un elemento punzante que interviene su corazón. Bajo el seno derecho descubren pintado un espiral en cuyo centro aparecen unas siglas.

A cada muerte le sigue una nota del supuesto asesino dirigida a Roberto HC que es entregada en una comisaría de la ciudad donde aparece el cadáver.

Todo un reto para el policía y su equipo al que se incorpora desde la actividad privada, su antigua compañera Esperanza Miró como psicóloga criminalista. Roberto propone una fórmula para atrapar al supuesto asesino para desviar su atención, sin embargo la concatenación de hechos  provocará otros no previstos.

Muy pronto será publicada por Ediciones PG.

 

 

Los Vagones del miedo

Los vagones del miedo

2ª Novela de la Serie Roberto HC.

Roberto HC ha logrado su nombramiento como comisario y esta novela es la primera en la que afronta y dirige su equipo de ayudantes, encabezados por el inspector de homicidios Ignacio Dobles. Luis Pinillas inspector especialista en informática. Esperanza Miró, psicóloga criminalista.

En los vagones del Metro de Madrid, comienzan a aparecer viajeros asesinados. El asesino deja en los cuerpos una nota con una serie de números que deben descifrar intentando atraparlo. Para ello ponen en marcha un amplio dispositivo de vigilancia abarcando toda la red del transporte público suburbano. No obstante el o los asesinos continúan sembrando el pánico en la ciudad, concretamente en cada una de las lineas del Metro.

Puedes adquirirla en Librería PG 

 

Doce casos en Madrid

Doce Casos en Madrid.

Serie Roberto HC

Este volumen, inicialmente pensado como una serie de relatos concatenados y protagonizados por un policía diferente, Roberto Hernán Carrillo, conocido posteriormente como Roberto HC, fue el motivo de iniciar la serie teniéndole como protagonista de mis novelas del género policial y negro criminal.

Son relatos cortos que continúan en el tiempo y el espacio, aunque algunos de ellos se salen del género que mas tarde se vería inmerso el protagonista. No quise publicarla y aún menos fuera considerada como novela negra, ya que mi definición del género dista mucho de su contenido. Pese a ello, su lectura es entretenida y comienza a definir la personalidad tanto personal como de investigador de Roberto H.C.

Casos:

1º Incrédula – Unos extraños secuestros. 2º El Minutero – Unas muertes tienen un reloj como factor común. 3º Solo falta uno – Las obras de adaptación en el Palacio de Correos (actual sede del gobierno municipal de Madrid) deben suspenderse como consecuencia de la aparición de un trabajador comportándose de manera extraña. 4º En Blanco. Roberto HC inicia una investigación al descubrir en una lata de espárragos una nota manuscrita. 5ºLos ánades reales. Los cadáveres de dos ancianos aparecen en la ribera del Rio Manzanares. 6º El cuadro – Una antigua amiga de Roberto HC reclama su ayuda como policía al desaparecer un cuadro firmado por un importante pintor. 7ºEscapadas – Una perra que acostumbra a escaparse de su dueño, suelo aparecer mas tarde, y en una de sus reapariciones lleva sujeta en su boca la cartera con documentación de un hombre desaparecido hace tiempo. 8º Concurso de Rosas -En la Rosaleda de Madrid un concursante fallece en brazos de su hermana. Posteriormente comienzan a aparecer animales muertos y setos destrozados. 9º Fantasmas – Roberto HC vuelve de vacaciones y unos personajes le persiguen constantemente. 10ºPétalos y estrellas – Roberto HC se recupera de una herida en casa de su amante Loli, en sus paseos cotidianos observa ciertos comportamientos en locutorios y solicita investigarlos. 11º El siguiente – Un incidente reclama la investigación de Roberto, hechos que le llevan a contactar con el ejército para solucionarlo. 12º Esto duele bastante – Una serie de acontecimientos de diferente índole coinciden en la comisaria donde trabaja Roberto HC con un resultado sorprendente. (este relato, al más largo, fue el motivo de iniciar la serie)

Muy pronto estará a la venta en Librería PG.